Cuatro generaciones dedicadas a la cría de ganado, la venta de carne fresca y la elaboración de embutidos artesanales avalan a la familia Gil .

Actualmente, se ha embarcado en un proyecto que les permite elaborar embutidos y carnes frescas de manera totalmente ecológica a partir de su propia ganadería.

Una empresa con un futuro asegurado que se lanzó en su día a la exportación y que llega en la actualidad a más de 15 países de todo el mundo, incluidos Asía y América Latina.

Y todo esto lo pueden hacer ahora desde sus nuevas instalaciones en pleno Valle de Ocón. Se trata de una nave de 2.000 metros cuadrados que además opera con energías renovables con el fin de afianzar el compromiso de la firma con el medio ambiente y que fue inaugurada ayer con la presencia del presidente regional, Pedro Sanz; el consejero de Industria , Javier Erro; el director general de Agricultura y Ganadería, Igor Fonseca y el alcalde de Ocón, Ernesto Viguera, que quisieron acompañar al propietario de la bodega, Luis Gil y a sus emprendedoras hijas, Delia y Rosa.

Un lugar muy cercano a donde se crían los cerdos que utilizan para sus productos, unos animales que se encuentran en total libertad en la finca El encinar de Ocón, que cuenta con 17 hectáreas de terreno cubiertas por un frondoso arbolado de encinas y robles en un entorno privilegiado como es Sierra La Hez, catalogada como Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Esta empresa es un ejemplo claro de que se pueden hacer bien las cosas teniendo dedicación por la tradición pero sin dejar de lado la competitividad y la evolución y teniendo muy en cuenta el respeto por el medio ambiente, comentaba Pedro Sanz tras el acto inaugural. Es una forma de recuperar sabores de antaño que casi se habían perdido, aseguraba.