La economía circular es un concepto cada vez más utilizado que combina aspectos económicos con otros relativos al medio ambiente. Se basa en el principio de “cerrar el ciclo de la vida” o el círculo de los productos.

Actualmente nos regimos por una economía basada en una producción lineal en la que se extraen materias primas para utilizarlas en el proceso de producción o fabricación de bienes y servicios que posteriormente se tirarán.

Este modelo conlleva un coste ambiental muy elevado y potencia un consumo a corto plazo que se fundamenta en “usar y tirar” y que está llevando al planeta a una situación insostenible.

Es en este momento cuando nace el concepto de “economía circular“. Un nuevo modelo de economía que promueve la producción de bienes y servicios al tiempo que reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía.

La economía circular propone aplicar la regla de “reducir, reutilizar, reciclar y evitar” en un ciclo continuo, contribuyendo a crear un modelo de sociedad más sostenible disminuyendo el uso de recursos por la reducción de la producción y la disminución del consumo de energía.

Actualmente se encuentra en una de las grandes prioridades de la política europea, apostando por un crecimiento económico sin aumentar el consumo de recursos y transformando las formas de producción y hábitos de consumo.

A nivel europeo, la iniciativa “Europa 2020”, supone un importante impulso para implantar la economía circular mediante la definición de un conjunto de objetivos que pretenden establecer una economía inteligente, sostenible e integradora.

Luis Gil se suma a esta nueva iniciativa reduciendo en su proceso de producción el consumo de materias primas, agua y fuentes de energía.

Y tú ¿conocías este nuevo concepto?