La ganadería ecológica busca la conjunción del bienestar animal, el medioambiente y un modo de producción natural exenta de productos químicos artificiales ni OGM.

La cría ecológica de animales se asienta en el fuerte vínculo que debe existir entre los animales y el medio físico. Este vínculo con la tierra obliga a que los animales tengan acceso a zonas al aire libre y a que la alimentación sea ecológica, preferiblemente producida en la propia explotación. Además se rige por disposiciones estrictas relativas al bienestar animal y al cuidado veterinario.

¿Qué principios exige la ganadería ecológica?

·  La principal exigencia para desarrollar la ganadería ecológica es cumplir el principio de complementariedad entre el suelo y los animales, por lo que se excluye la producción en establos cerrados. El hecho de que la producción esté ligada al suelo implica también que los animales dispongan de espacio al aire libre y que la densidad de animal por hectárea esté limitada.

·  Los animales criados en la granja deben criarse cumpliendo las normas de producción ecológica.

·  Deben seleccionarse las razas que mejor se adapten al entorno y que presenten mayor resistencia a enfermedades.

·  En cuanto a su alimentación, debe hacerse con productos ecológicos, preferentemente producidos en la propia explotación.

·  Los cuidados veterinarios deben priorizar la prevención y si se precisan tratamientos, debe darse preferencia a los tratamientos naturales sobre los tratamientos con antibióticos.

·  Está prohibido el uso de sustancias destinadas a estimular el crecimiento y a controlar la reproducción.

·  Algunas prácticas como el corte de rabos, recorte de dientes y pico o el descuerne se emplearán únicamente por motivos de seguridad, higiene y salud. Está prohibido mantener los animales atados y se establecen normas muy precisas sobre las características que deben tener las instalaciones de cría. El transporte debe realizarse respetando el bienestar animal, de tal forma que el estrés sea mínimo.

En Luis Gil nuestra ganadería ecológica está formada por una explotación de cerdos de raza Duroc, capaces de adaptarse a nuestro entorno perfectamente. Están alimentados por bellotas de encinar y cereal ecológico de elaboración propia. Con ello, conseguimos crear una gama de productos ecológicos de gran calidad y un sabor único.

Fuente: Gobierno de La Rioja