Actualmente estamos desperdiciando una media de 180 kg. de alimentos al año. Una cifra que podríamos disminuir porque la mayor parte de este desperdicio se produce en nuestros hogares.

La producción de estos alimentos, requiere del uso de fertilizantes y pesticidas además de un aumento de las emisiones de CO2. Lo que hace que estemos aumentando la contaminación del medio ambiente.

Reducir el desperdicio alimentario en los hogares, implica un cambio en nuestros hábitos de vida cotidianos teniendo en cuenta aspectos como no pasarnos con las raciones de comida para que no quede nada en el plato, mirar las fechas de caducidad o cuidar la forma en que almacenamos los alimentos para que aguanten el mayor tiempo posible sin que estos se estropeen.

Hoy os enseñamos alguna acciones que podemos aplicar para disminuir el desperdicio de alimentos:

Los alimentos frescos no siempre son la mejor opción

Los alimentos frescos son una opción excelente sobre todo si son ecológicos y proceden de la zona. Su corta vida puede hacer que si no los consumimos a tiempo, puedan ponerse malos y generar con ello desperdicio alimentario.

Si eres de las personas que van a comprar todos los días, son una buen opción; si por el contrario, eres de las que compran una vez por semana o quincena, mejor que estemos atentos a estos alimentos y los consumamos lo antes posible.

A parte de los productos frescos, nos podemos encontrar con productos deshidratados, envasados al vacío o conservas que son otra opción interesante que hacen que los alimentos aguante más tiempo.

Y por supuesto, sacarle el máximo partido a la congelación de productos.

Ordena los alimentos de manera que queden a la vista

El orden de los alimentos es muy importante para saber todo lo que tenemos y que es lo que debemos consumir con mayor rapidez. El buen orden de alimentos se caracteriza por guardarlos en envases y recipientes de tal forma que se vea a primera vista todo lo que tenemos sin crear filas que dificulten ver lo que hay detrás.

En caso de que los envases no sean transparentes, utilizar etiquetas para señalar su contenido y su fecha de caducidad, son una buena opción para mantener el orden.

Terminar/vaciar los productos

Los botes de mermelada, ketchup, mayonesa o cualquier otra salsa, suelen ser difíciles de vaciar. Cuando los tiramos, siempre queda contenido dentro de ellos.

Para tratar de aprovechar todo su contenido, en el caso de los botes de salsa, echar un gotita de agua y agitar nos hará que aprovechemos la cantidad restante.

En el caso de la mermelada, un chorrito de leche hará que puedas aprovechar los restos que queden en el bote.

Revisión de frutas/verduras

Las frutas y verduras o bien las podemos guardar en el frigorífico, o bien en un recipiente que tengamos en la cocina a temperatura ambiente.

Estén donde estén, es recomendable hacer una revisión de cada una de ellas para ver el estado en el que se encuentran y evitar que se pongan malas.

Es recomendable conocer cuáles son las mejores condiciones de almacenamiento para los tipos de fruta y verdura que tengamos, tratándolos de mantener el mayor tiempo posible en buen estado.

Como ves, hay varias acciones que si las aplicamos en nuestros hogares, harán que el desperdicio de alimentos sea menor. Desde Luis Gil nos sumamos a todas las acciones que estén en nuestra mano para reducirlo y salvar nuestro medio ambiente.

Y tú ¿te sumas a estas acciones?