Una alimentación saludable se basa en una dieta de alimentos variados que brinden los nutrientes necesarios para mantener un cuerpo sano y prevenir enfermedades.

¿De qué forma podemos incorporarla en nuestro día a día?

  • Elige una dieta variada. No existen ningún alimento que contenga todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo. Por tanto, es necesario incorporar una dieta variada en las cantidades adecuadas: verduras, hortalizas, frutas, lácteos, carnes, pescados, huevos, legumbres, cereales, frutos secos, aceites y grasas.
    Las dietas variadas incorporan todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo, previniendo enfermedades y alcanzando un nivel nutricional adecuado.
  • Compra alimentos de manera consciente y responsable. Cuando vas a hacer la compra, es el momento de elegir lo que quieres consumir. Elige los productos adecuados mejor si provienen de la agricultura ecológica (100% naturales y libres de cualquier compuesto químico) y dedica el tiempo necesario a leer su etiquetado; fijándote en sus ingredientes y en los azúcares que contenga.
    Ten presente que si compras los productos adecuado, tu salud y la de los tuyos lo agradecerá.
  • Cocina los alimentos de forma que estos sigan manteniendo todas sus propiedades nutricionales y disfruta de platos sabrosos y saludables.
  • Conserva los alimentos de forma adecuada. De esta manera, el alimento mantendrá su calidad y sus propiedades nutricionales y organolépticas.
  • Toma de 1,5l. a 2l. de agua al día.
  • Practica deporte diariamente e ingiere los alimentos necesarios de acuerdo a la actividad física que practiques.

Si pones en práctica estos hábitos para llevar una alimentación saludable en tu día a día, además de cuidar la salud de todos los de la casa, crearás hábitos saludables en los más peques previniendo problemas de sobrepeso, salud cardiovascular, etc.

Y tú ¿llevas un alimentación saludable?