Cuando vamos a comprar al super, nos encontramos con multitud de productos de limpieza, cada uno de ellos especializado en un tipo de superficie, material, acabado etc. Estos productos, son capaces de eliminar toda la suciedad en una pasada gracias a la cantidad de sustancias químicas que contienen.

La mayoría de ellos contienen tensioactivos. Estos son unas sustancias químicas que hacen que algunos líquidos puedan mezclarse y disolverse o actuar juntos, por eso son buenos quitagrasas. Sin embargo, no dejan de ser químicos tóxicos.

Además, los vapores que desprenden son en su mayoría también tóxicos.

Por ello, existe una manera natural de limpiar, y es elaborando nosotros mismos nuestro limpiador multiusos. Además de no contener químicos, es mucho más económico pues no tenemos que tener un producto por cada cosa que queramos limpiar.

¿Qué ventajas tiene el uso de un limpiador multiusos y ecológico?

  • Con un único producto, puedes limpiarlo todo: cristales, suelos, baldosas, ropa, etc.
  • En caso de ser alérgico a determinadas sustancias, el uso de un limpiador natural, evitará las reacciones provocadas por los agentes químicos que contienen.
  • Puedes modificarlo a tu gusto dependiendo de tus necesidades.

¿Cómo hacer un limpiador multiusos ecológico?

Ingredientes

  • Un bote pulverizador
  • 2 cucharadas (soperas) de vinagre blanco
  • 1 cucharada de Bicarbonato de sodio
  • 15 gotas de aceite esencial del árbol del té
  • 1 cucharada de alcohol
  • Opcional: 10 gotas de aceite esencial con olor para aportar aroma a nuestra mezcla.

Elaboración

Mezcla todos los ingredientes en las cantidades indicadas en una botella y mézclalos hasta que queden homogéneos. Cuando vayas a utilizar la mezcla, es recomendable agitarlo un poco antes de usarlo. Puedes utilizarlo directamente o diluirlo en agua si quieres por ejemplo fregar el suelo.

¿Te ha gustado nuestra receta? ¿quieres dejarnos alguna otra combinación de ingredientes?