¿Sabes cuál es la composición de cada una de las prendas que llevas puesta? ¡Para un minuto y mira su etiqueta!

Seguramente esté compuesta de poliéster o poliamida; unas fibras sintéticas que al lavarlas sueltan unos pequeños trozos de plástico (microfibras) que la lavadora no es capaz de filtrar, provocando un gran problema medioambiental al contaminar nuestros océanos.

¿Qué son las fibras sintéticas?

Son fibras que se obtienen por síntesis de diversos productos derivados del petróleo como el poliéster, el nylon o spandex, es decir, esta fibra es enteramente química.

Los textiles elaborados con este tipo de fibras, son económicos, versátiles, durables, resistentes y de fácil cuidado, lo cual brinda una mayor libertad a la hora de confeccionar.

¿Qué problema pueden ocasionar las microfibras?

Se calcula que el 60% de las prendas que se fabrican llevar poliéster, de ahí que la industria de la moda sea una de las más contaminantes del mundo por sus altas emisiones de CO2, el uso de combustibles fósiles, la creación de residuos no degradables, etc…

Al lavar estas prendas, se están filtrando multitud de microfibras que al llegar a nuestros océanos, pueden ser ingeridas por diferentes organismos marinos provocando alteraciones en la reproducción de las especies y en su comportamiento. De esta manera las microfibras y los tóxicos que absorben se incorporan a su cadena alimenticia.  Y no debemos olvidar que al final de la cadena estamos nosotros, los humanos que ingerimos estas microfibras y los tóxicos cuando comemos cualquier alimento que provenga del mar.

¿Qué podemos hacer para evitar que estas microfibras lleguen a los océanos?

Es imposible evitarlo del todo, puesto que la solución sería eliminar de nuestro armario todas las prendas que contengan fibras sintéticas. Pero como esto es imposible y no sostenible, tenemos que evitar e intentar disminuir en la medida de lo posible la cantidad de microfibras que se filtran. ¿Cómo?

  • Lava menos la ropa. Muchas veces lavamos la ropa innecesariamente. A veces con airear la prenda es suficiente.
  • Llena la lavadora al máximo, lava a baja temperatura evitando los lavados muy largos.
  • Utiliza detergente líquido en vez de en polvo. Se ha comprobado que todas estas acciones disminuyen el número de microfibras por lavado.
  • Compra prendas que no contengan fibras sintéticas.
  • Utilizar bolsas para lavar la ropa. Estas bolsas necesitan que cumplan unos requisitos para asegurarnos que será un filtro eficiente que evite que las microfibras se cuelen por el desagüe.

Ahora está en tus manos poner en práctica todas estas medidas para reducir al máximo la cantidad de microfibras que se cuelan por la lavadora.