La gran producción que hay de este material, su uso excesivo y lo que tarda en descomponerse, hacen que el plástico sea una gran amenaza para nuestro planeta.

Está fabricado con petróleo, y cuando se inventó en el siglo XIX  fue algo revolucionario por su bajo coste, su facilidad para ser moldeado, por ser aislante eléctrico o impermeable, pero no supieron los problemas que podría derivar dos siglos más tarde.

Si ahora mismo te paras un momento y miras a tu alrededor, seguramente veas muchos objetos fabricados con este material, y no solo nos vamos a objetos fabricados completamente en plástico, sino a objetos que contengan algo de plástico como puede ser una prenda de polyester (que contiene microfibras de plástico). ¿Te habías parado a pensarlo?

El gran problema del plástico es que no es un material biodegradable. Por lo tanto, lo único que se puede hacer con él, es reciclarlo para convertirlo en otros objetos.

¿Y qué pasa cuando el plástico no se recicla? ¡Aquí viene el problema!

Cuando el plástico no se recicla pasa a mares y océanos donde los animales marinos lo ingieren. En este caso, o bien son animales de grandes dimensiones que tienen su cuerpo lleno de plásticos o bien si su tamaño es pequeño, puede causarles la muerte.

Esto hace que mucho de los pescados que estemos consumiendo actualmente, puedan estar contaminados por plásticos.

¿Qué podemos hacer nosotros para evitar el plástico en los hogares?

Aunque es tarea difícil, si estamos concienciados con el problema, podemos evitar en gran medida el uso de plástico practicando estos trucos:

  • No compres más fiambreras de plástico y compra de cristal. Con esto, no te estamos diciendo que tires a la basura las que tengas de plástico, sino que la utilices hasta que se rompan para no generar nuevos residuos y en tu próxima compra, elige de cristal.
  • No utilices film transparente para tapar los alimentos. Guárdalos en tappers de cristal.
  • Utiliza trapos de cocina exentos de microfibras.
  • Elige utensilios de cocina fabricados en bambú, madera o acero inoxidable.
  • Sustituye escobas y cepillos (cuando se estropeen) por unos de madera con fibras vegetales.
  • Las pinzas de la ropa, que sean de madera.
  • No utilices botellas de plástico, siempre de cristal o acero inoxidable.
  • Cuando reemplaces tu cepillo de dientes, elige uno de bambú con cerdas vegetales.
  • Sustituye tampones y compresas por la copa menstrual.
  • Deja a un lado las cuchillas desechables y utiliza una máquina de afeitado.
  • Sustituye peines y cepillos de plástico por su correspondiente en madera.
  • Reemplaza el jabón líquido por jabón sólido, evitarás el envase.
  • Lleva siempre contigo una bolsa de tela.
  • No consumas pajitas.
  • Si vas al super a comprar bebidas, cómpralas en formato de cristal no en lata.
  • Elige el producto que menor envasado tenga.
  • Las cafeteras italianas funcionan a la perfección. ¡Di no a las cápsulas!
  • Compra todo lo que puedas a granel y llevándote tu propio envase.
  • Y en cuanto a objetos, juguetes, decoración… todo lo que se te pueda ocurrir… búscalo en madera, bambú, cristal o acero inoxidable antes de comprarlo de plástico.

¿Tienes alguna cosa más que añadir?