Párate por un momento a pensar en objetos que te rodean, en este mismo momento…¿Cuántos son de madera o papel?

Seguro que tienes un papel cerca, ¿verdad? Pues toma buena nota: busca este sello. El FSC (Forest Stewardship Council) es una certificación que garantiza la correcta gestión de los recursos forestales, que acaban convertidos en diferentes productos de consumo.

La adquisición de un producto certificado por FSC garantiza al consumidor la contribución a la conservación de los bosques y de los valores sociales, culturales y ambientales asociados a estos. De la misma forma, FSC permite a los gestores y propietarios forestales responsables diferenciar sus productos en el mercado frente a los procedentes de tales ilegales o insostenibles.

El problema de las talas ilegales

Como pasa en otros mercados, existen prácticas ilegales, nocivas para el medio ambiente y para las personas que trabajan en el sector.

Este sello permite frenar estas prácticas ilegales en los procesos de producción y distribución y ofrece al consumidor la opción de elegir de forma responsable. Si todos pedimos productos con el sello FSC, favoreceremos la expansión de la gestión forestal sostenible.

Más allá de la madera, los bosques proporcionan otros muchos productos.

Además, hay que tener en cuenta que de los recursos forestales no sólo extraemos madera y papel, sino también sus derivados (productos forestales no maderables) que están en nuestro día a día sin que sepamos su procedencia.

En los bosques españoles encontramos corcho, setas, piñones… y en los tropicales son caucho, chicle, infinidad de frutos y plantas medicinales o fibras como el ratán.

Certificación FSC

La certificación forestal garantiza que la explotación forestal cumpla unos estándares sociales y ambientales exigentes que han sido consensuados por los representantes de los intereses social, ambiental y económico de la gestión forestal.

FSC es también una herramienta de desarrollo rural. FSC aporta un valor añadido a los productos forestales y mejora la imagen de los productos forestales (madera, papel y corcho) en el mercado.

Este organismo es una ONG sin ánimo de lucro que aglutina, bajo el principio de la participación, a propietarios forestales, industria, comunidades locales, organizaciones ecologistas, sindicatos, grupos indígenas. Se agrupan en tres cámaras con igual peso y con participación equitativa entre países del Norte y del Sur.

Desde su constitución, FSC ha conseguido sentar en la mesa a sectores tradicionalmente enfrentados y, allá donde se ha aplicado, ha permitido armonizar la conservación de los valores naturales y sociales de los bosques con los intereses de la industria y de los propietarios forestales para presentar sus productos ante una sociedad que reconoce este equilibrio a través del logotipo FSC.

Existen en el mercado otros sellos, que aunque pretenden garantizar el origen sostenible de la madera, no son apoyados por las principales ONG sociales y ambientales, pues son mucho menos exigentes que FSC.

Fuente: Forest Stewardship Council