Actualmente estamos desperdiciando una media de 180 kg. de alimentos al año. Una cifra que podríamos disminuir porque la mayor parte de este desperdicio se produce en nuestros hogares.

La producción de estos alimentos, requiere del uso de fertilizantes y pesticidas además de un aumento de las emisiones de CO2. Lo que hace que estemos aumentando la contaminación del medio ambiente.