Sin renunciar a los valores tradicionales como marca fundamental y siguiendo el camino marcado por el abuelo Luis, los sucesores de Luis Gil decidieron adaptarse a la modernidad transformando una carnicería en una fábrica de embutidos y carnes frescas ecológicas en el Valle de Ocón.