Hoy en día, tendemos a cuidar nuestra alimentación con productos elaborados de manera tradicional y natural, alejándonos de alimentos con aditivos, conservantes y colorantes.

La alimentación ecológica se concibe como la producción de provisiones mediante sistemas naturales, que no utilizan ningún producto químico de síntesis como pesticidas, herbicidas químicos, hormonas de crecimiento o fertilizantes artificiales. En todo el proceso de producción se utilizan materiales orgánicos, naturales y reciclados, además de trabajar bajo el principio de la rotación.