La huella hídrica es un indicador medioambiental que define el volumen total de agua dulce utilizado para producir bienes y servicios producidos por una empresa o consumidos por un individuo. Incluyendo consumos directos de agua (agua que vemos) y consumos indirectos (agua que no vemos).

Es una variable necesaria que nos indica el agua que cuesta fabricar un producto.