Habitualmente utilizamos el microondas para calentar alimentos ya cocinados que tenemos guardados en envases de plástico. Es un sistema muy práctico que nos hace disponer de alimentos calientes en muy poco tiempo.