Aunque a muchos la raza duroc les suene «a chino», su carne está presente en muchos de los embutidos y jamones que consumimos habitualmente.