¿Sabes cuál es la composición de cada una de las prendas que llevas puesta? ¡Para un minuto y mira su etiqueta!

Seguramente esté compuesta de poliéster o poliamida; unas fibras sintéticas que al lavarlas sueltan unos pequeños trozos de plástico (microfibras) que la lavadora no es capaz de filtrar, provocando un gran problema medioambiental al contaminar nuestros océanos.