Los alimentos transgénicos son los organismos genéticamente modificados (OGM) a los que se les han añadido genes de otra especie para conseguir un producto con las características deseadas. 

Este tipo de alimentos no son cultivados de manera natural (orgánica), sino que son producidos a partir de la alteración de su cadena de ADN para crear mutaciones que tienen unas características determinadas y preconcebidas.