El chorizo ecológico es nuestro producto estrella y el origen de nuestro proyecto. Su receta es sencilla pero la carne ecológica de nuestros cerditos duroc hace que se llene de matices, aromas y sabores.

Para su elaboración, seleccionamos la carne de nuestros cerditos (jamón, paleta y la panceta), la cortamos en trozos más pequeños y los depositamos en una bañera donde comenzará el proceso de picado.

La picadora lleva un embudo que selecciona las partes más duras de la carne que está picando (cartílagos o trozos de grasa que no cumplen con la calidad que queremos de producto) y lo deshecha. Con ello, conseguimos que la carne picada resultante, tenga una grasa con niveles óptimos en ácido oleico y pamítico.

Una vez que tenemos la carne picada, pasamos a echar el ajo, el pimentón (picante o no picante dependiendo del tipo) y la sal.

Las tripas que utilizamos para elaborar nuestro chorizo ecológico, también son naturales. Van en salmuera y vienen en madejas. Las vamos entubando, lavando una a una y enroscando para posteriormente ponerlas en la embutidora y elaborar el chorizo.

Por la calidad de nuestras carnes (todas muy magras y muy poco grasas) únicamente elaboramos chorizo ecológico extra.

Una vez elaborado el chorizo ecológico, los metemos al secadero donde los dejaremos para que les de bien el aire y  sequen perfectamente. El secado se hace en frío, y nunca aceleramos este proceso. De esta manera, el producto va secando poco a poco sacando la humedad de dentro hacia afuera para que cuando el cliente lo corte, vea una loncha uniforme sin que esté más seca por un lado que por otro.

Aproximadamente, los dejamos curando de 1 a 3 meses.

El producto no tiene como tal una fecha de caducidad pero nosotros damos 3 meses de caducidad por ser un producto natural que no lleva ningún tipo de aditivos. Además conforme pasa el tiempo, su color va variando, llegando a un color pardo al no utilizar estabilizadores de color o colorantes (aunque estén permitidos por normativa).

Una vez secos, los envasamos en pieza entera o loncheados. Y con este proceso, ya están listos para degustarlos.

Y tú ¿quieres probarlo?