A diario estamos consumiendo multitud de productos que utilizados de manera inadecuada pueden convertirse en un auténtico arsenal químico: estos son los contaminantes emergentes y los podemos encontrar en medicamentos, cosméticos, champús…