Este verano Ecologistas en Acción hizo público su informe “Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores”, en el que se puso de manifiesto que la población española está expuesta a un elevado número de plaguicidas a través de su alimentación. 

El estudio en el se medía la presencia de pesticidas y pesticidas disruptivos endocrinos encontrados en productos alimentarios comercializados en España encontró un 34% de muestras analizadas con residuos de plaguicidas, con un aumento hasta el 41,69% en el caso de frutas y verduras.

En los datos correspondientes a 2017 publicados por Eurostat, nuestro país se reveló como el principal consumidor de pesticidas de Europa, con la comercialización de 71.987 toneladas de pesticidas. Partiendo de este punto el informe de Ecologistas en Acción desgrana los datos de residuos de pesticidas correspondientes a 2018 presentes en los alimentos que tomamos con la intención de ofrecer información transparente a los consumidores y promover alternativas de consumo así como un mayor control por parte de las autoridades para proteger nuestra salud.

Aunque los residuos de pesticidas se concentran principalmente en frutas y verduras numerosos investigadores de todo el mundo han encontrado que algunos pesticidas persistentes se concentra en la leche y en la carne de los animales de granja a los que llegan a través de la alimentación con productos contaminados.

¿Qué dice al OMS al respecto?

Este organismo internacional alerta de que los plaguicidas son potencialmente tóxicos también para los humanos y que pueden tener efectos perjudiciales para la salud y estar relacionados con algunos tipos de cáncer o tener consecuencias en los sistemas inmunológicos, reproductivos y nerviosos de las personas.

Así establecen además mediante la identificación de los peligros y la evaluación de riesgos un nivel de ingesta seguro, con unos límites máximos que no deben superarse. Si embargo el informe publicado por Ecologistas en Acción ha detectado que un 2,1% de las muestras analizadas superaban ese límite máximo además de poner de manifiesto que al menos el 62% de la cantidad en kilos de pesticidas de los que se dispone de datos públicos no estuvieron sujetos al programa de control de residuos de plaguicidas en los alimentos.

¿Qué podemos hacer frente a esta situación?

Sin duda la mejor opción pasa por una apuesta decidida por la agricultura y la ganadería ecológicas, liberando al sector de la dependencia de los pesticidas y apostando por productos más naturales y sanos para los consumidores.

En su informe ‘Directo a tus hormonas’ incluye recomendaciones para los ciudadanos con el objetivo de que puedan evitar el consumo de pesticidas y disfrutar de una dieta saludable. ¿Cómo? Apostando por productos ecológicos, locales y de temporada, huyendo de productos de origen industrial y apostando por una alimentación más natural y con menos productos ultraprocesados.