Dotar de un aura “natural” “bio” “sostenible” a productos que en realidad no lo son. Es lo que se conoce como greenwashing o “blanqueo ecológico”. Una estrategia de marketing súper extendida y que se utiliza para “disfrazar” productos como ecológicos cuando en realidad no lo son. Ahora la UE ha puesto esta práctica tan poco ética en el punto de mira en su Nueva Agenda del Consumidor, aprobada el pasado mes de noviembre.

La Nueva Agenda del Consumidor de la UE, la hoja de ruta en materia de consumo para los próximos cinco años, pone el acento en cinco puntos clave. La transición ecológica, la transformación digital, garantizar los derechos del consumidor, el apoyo a los consumidores más vulnerables y la cooperación internacional. 

Medidas anti-blanqueo ecológico

Dentro del eje de transición ecológica y de garantía de los derechos del consumidor la UE incluye medidas orientadas a empoderar a los consumidores para que desempeñen un papel activo con sus decisiones de compra y también otras medidas para protegerlos frente al fraude. La Unión está decidida a mejorar la calidad y veracidad de la información que recibimos sobre las características de sostenibilidad medioambiental de los productos y a protegernos frente a prácticas como el greenwahsing y la obsolescencia programada.  

En sus propias palabras “la Comisión propondrá que las empresas fundamenten sus declaraciones ecológicas utilizando los métodos de la huella ambiental de los productos y de las organizaciones para facilitar a los consumidores información ambiental fiable. La Comisión estudiará métodos para crear un marco de etiquetado sostenible que abarque, en sinergia con otras iniciativas pertinentes, los aspectos nutricional, climático, medioambiental y social de los productos alimentarios”.

Estas iniciativas europeas a favor del consumo sostenible se integran dentro del Pacto Verde Europeo, el santo grial para lograr una economía sostenible en la unión. Con este pacto se pretende restablecer el equilibrio entre actividad humana y naturaleza. Un equilibrio cuyo deterioro ha evidenciado aún más la pandemia mundial del coronavirus.

Y tú como consumidor ¿qué piensas de esta iniciativa?  ¿Qué casos conoces de greenwashing?