Cuántas veces nos ha dicho nuestra abuela frases como «con la comida no se juega» o «la comida no se tira«. Y es verdad, actualmente tenemos tan a mano cualquier alimento que enseguida estamos tirando sobras de platos, alimentos poco atractivos a la vista, etc.

Aunque se piense que nuestra generación es la más respetuosa con el medio ambiente, lo poco que sabemos sobre sostenibilidad se lo debemos a ellos. Ellos son los que realmente tenían una verdadera conciencia ecológica y contribuían mucho más que nosotros a la reutilización de alimentos y objetos.

La cocina de aprovechamiento (también denominada trashcooking) tiene cada vez más popularidad, no solo entre los que cocinamos en casa, sino también para los grandes chefs que comienzan a elaborar platos en los que todo se aprovecha y nada se tira.

Seguramente hayas tirado sobras del día anterior o alguna verdura que está lacia, estos actos tan cotidianos nos han llevado a que España sea el séptimo país de la Unión Europea en el que más alimentos desperdiciamos. En concreto, 8 millones de toneladas de comida al año. ¿No te parece algo preocupante? Esto quiere decir que diariamente estamos desaprovechando y tirando alimentos a los que se les podría dar una segunda vida.

¿Cómo podemos reutilizar estos alimentos? Te dejamos algunas ideas

¿Tienes fruta madura? Prepara una mermelada
La receta no tiene otra complicación que triturar todas las frutar y añadir un poco de azúcar.

¿Te ha caducado algún yogur?
Aunque los yogures marquen una fecha de caducidad, esta siempre se puede alargar una o dos semanas.
Si aún así no los has consumido, puedes hacer una mascarilla para el pelo.
· Pon en un cuenco dos cucharadas soperas de yogur y dos o tres rodajas de aguacate maduro para poder mezclarlo bien.
· Una vez hecha, aplícala en el pelo antes del lavado, aplicándolo mechón a mechón y después cubre todo el pelo con film transparente.
· Déjalo aplicar durante 30 minutos y si puedes, aplícale algo de color, el efecto será mejor.

¿Te ha sobrado pan? ¡Aprovéchalo!
Sopa de ajo, migas, torrijas, pan rayado… El pan se puede reutilizar de muchas maneras, así que no debería tirarse ni un currusquito.

¿Qué haces con el aceite de oliva utilizado?
Guarda el aceite utilizado en una garrafa, cuélalo, límpialo y mézclalo con agua y sosa; obtendrás un maravilloso jabón. Si quieres, puedes añadir aromas, ingredientes naturales, etc…

¿Se te están poniendo malas las verduras?
Si te sobran verduras o se te están poniendo malas, tritúralo todo y crea un puré o crema de verduras. Calientes para invierno y refrescantes para el verano.

Los posos del café… ¡guárdalos!
Algunas plantas (hortensias, rosas, fresas, tomates…) crecen más sanas y fuertes sin mezclamos la tierra con los posos de café.

¿Tienes sobras de arroz o pasta?
Estos alimentos requieren muchas otras aplicaciones como ensaladas, burritos, etc.

¿Y con las sobras de pescado o carne?
Aprovéchalo para hacer croquetas, empanadas…

Si todos aprovecháramos al máximo los alimentos, ahorraríamos como familia, cuidaríamos el medio ambiente y el sistema alimentario.

Y tú ¿te sumas al aprovechamiento de alimentos? ¿nos das algún otro truco?