Actualmente nos encontramos con mucha gente que separa en la basura parte de los residuos orgánicos para hacer compost. Pero, ¿qué es esto del compost?

El compost es un abono orgánico obtenido de la descomposición controlada de materia orgánica provocada por la alimentación de diferentes organismos que se encuentran en el suelo (bacterias, hongos, lombrices, etc.). Este proceso se realiza siempre en presencia de oxígeno.

El abono obtenido se llama “humus” y permite mantener la fertilidad del suelo con excelentes resultados en el rendimiento de cultivos.

El proceso de compostaje se produce a elevadas temperaturas. Cuando los organismos del suelo va a alimentarse, la pila de materia orgánica eleva su temperatura hasta alcanzar los 60 y 70ºC. Durante todo el proceso, es necesario que haya oxígeno y humedad, factures necesarios para que puedan vivir los organismo que se encargan de la descomposición.

Los elevados valores de temperatura, hacen que muchos organismos que puedan perjudicar el cultivo se eliminen al no poder sobrevivir a estos valores.

¿Qué ventajas tiene incorporar abono compostado o “humus” sobre el suelo?

  • Incorpora materia orgánicos y nutrientes al suelo.
  • No contiene maleza.
  • Mejora las características físicas y biológicas.
  • Dan excelentes rendimiento en el cultivo de cereales, hortalizas, pastos y árboles.

¿Cuánto dura el proceso de compostaje?

La duración del proceso (tiempo que transcurre desde que ponemos los restos orgánicos hasta que extraemos el humus) varía dependiendo de la época del año en la que nos encontremos y de la calidad de los restos orgánicos que se haya utilizado.
Cuanto más equilibrados sean estos restos, menos tiempo tardará.

El alimento equilibrado de los organismos está determinado por la cantidad de carbono (carbohidratos) y nitrógeno (proteínas) que tenga el material original. La cantidad óptima es que por cada nitrógeno (N) hayan 30 carbonos (C), lo que dicho de otra manera es: la relación C/N es 30/1.

¿Qué residuos son aptos para compostar?

  • Restos de jardín: plantas, hojas, frutas, flores y hierbas.
  • Restos de poda.
  • Estiércol de animales herbívoros.
  • Césped.
  • Restos de cocina: restos de fruta, huesos, pieles y cáscaras de fruta, verdura y hortalizas sin cocinas, posos de café e infusiones y cáscaras de huevo machacadas.
  • Se puede también añadir en pequeñas cantidades: serrín, cenizas de madera no tratada, cartón, servilletas, bolsas y envases de papel.
  • Es mejor evitar productos como la cane, pescado, derivados de la leche y productos que contengan levaduras, grasas, sales o aliños.
  • Lo que no debes añadir son: deposiciones de perros y gatos, filtros de cigarrillos, pañales, revistas ilustradas, restos de aspiradores, tejidos sintéticos y cualquier material no orgánico.

Esperamos que con este post de hoy te haya quedado un poco más claro el porqué separar la materia orgánica y qué es esto del compost. Próximamente explicaremos como prepararlo, qué mezclas se deben hacer y los materiales a utilizar. ¡No te lo pierdas!

Y tú ¿conocías ya que era el compost? ¿lo utilizas actualmente como abono?