La agricultura ecológica es un proceso agrícola que promueve un cultivo saludable y respetuoso con el medio ambiente aprovechando los propios recursos del entorno para su cultivo, y obteniendo de forma natural alimentos que conservan todo su sabor y nutrientes.

Este tipo de cultivo está exento de sustancias químicas perjudiciales para el organismo y para el medio ambiente.

La base fundamental de este tipo de agricultura, es la rotación de los cultivos. Su objetivo es mantener la biodiversidad (plantas, insectos, etc…) para aprovechar las diferencias que tienen los cultivos en el ritmo de absorción de los nutrientes del sustrato. Aunque todos los cultivos necesitan más o menos los mismos nutrientes para desarrollarse, no siempre necesitan la misma cantidad.

La buena nutrición de los cultivos, hace que las plantas crezcan fuertes, produzcan más y tengan una mayor resistencia a enfermedades o plagas. Todo esto de forma natural.
En caso de que un plaga ataque a un cultivo, al hacer la rotación, lo más probable es que esta desaparezca por no adaptarse a su nuevo entorno.

La rotación mejora también las reservas de humus en el suelo, lo que hace que el suelo esté sano y estimule la actividad de los microorganismos beneficiosos que viven en el sustrato.

Para llevar a cabo la rotación de cultivos, los más importante es diseñar la rotación que se va a llevar a cabo en el huerto. Su duración debe ser de tres a cuatro años y se deben crear grupos de cultivo (por tipo de aprovechamiento, por familia de cultivos o por requerimientos y aportes nutrientes) y dividir el huerto en tantas partes como grupos haya.

Dentro del huerto, puede haber grupos de cultivo fijo, que no forman parte de la rotación por llevar un crecimiento distinto al de los demás o por ser cultivos neutrales.

Desde Embutidos ecológicos Luis Gil, promovemos tanto la ganadería como la agricultura ecológica. Y tú, ¿conocías en qué consiste este tipo de cultivos? ¿y los grupos de rotación?